Alimentando con Fórmula: ¿Sientes Como que Necesitas Explicar Tu Decisión?

¿La alimentación con fórmula produce sentimientos mixtos-en ti o de otros? Aquí hay cuatro verdades que necesitas saber tu beneficio y el de tu bebé.

Al tiempo en que las nuevas mamás deben de estar celebrando y disfrutando este periodo con sus bebés, muchas se sienten agobiadas por sentimientos no tan soleados. ¿Qué las lleva (innecesariamente) hacia abajo? Muchas mamás dicen que alimentando a sus bebés con fórmula las hace sentir culpables, a la defensiva, o incluso como "fracasos" — aunque sus bebés están creciendo y la alimentación con biberón tiene, en muchos casos, ha ayudado a reducir el estrés de todos y añadió flexibilidad bienvenida.

"Cuando me enteré de que no iba a ser capaz de amamantar debido al medicamento que estaba tomando, estuve devastada. Lloré en el camino a casa del consultorio del doctor ", dice Ann G., una nueva mamá en Chicago. Otras hablan de ser desaprobadas o ser sermoneadas cuando sacan una botella.

Ya sea que las reacciones negativas a la alimentación con fórmula son reales o percibidas y ya sea que vengan de adentro o de otros, aquí es cómo no dejarlas que te depriman.

Piensa en las opciones de alimentación del bebé como opciones, no lo opuesto.

El bien intencionado empuje para promover la lactancia materna durante los primeros 6 a 12 meses de vida por parte de grupos como la Academia Americana de Pediatría y la Organización Mundial de la Salud ha trabajado. El mensaje ha sido escuchado que la lactancia materna es lo mejor para los bebés —lo cual es. Pero eso no quiere decir que la alimentación con fórmula no es una alternativa segura y nutricional.

Pocos aspectos de la crianza de los hijos — con la excepción de los asuntos de vida o muerte como el uso de asientos de coche y dándole a los niños juguetes que causan atragantamiento — son totalmente correctos o incorrectos, lo uno o lo otro, negro o blanco. De hecho, con los avances en la composición de la fórmula y el acceso seguro al agua, los beneficios de salud de las fórmulas se han hecho más similares a los de la leche materna, y lo que es más, los dos tipos de alimentación pueden ser complementarios. Tal vez por eso muchas mujeres suplementan la leche materna con fórmula, dándoles a sus bebés (y a ellas mismas) los beneficios de cada uno. Un estudio del consumidor encontró que 9 de cada 10 mamás nuevas usan fórmula en algún momento durante el primer año de su bebé.

Refuerza tu propio nivel de confianza de alimentación con fórmula.

Las fórmulas de hoy se inspiran en la leche materna, más que nunca antes. Así que tú puedes sentirte tranquila acerca de los aspectos de seguridad y salud del uso de la fórmula. En un estudio pionero en 2014, los investigadores compararon pares de hermanos en la que uno se alimentó con fórmula y al otro se le dio leche materna. Ellos encontraron que en 11 medidas diferentes de la salud y el intelecto — tales como el índice de masa corporal, la obesidad, el asma, hiperactividad, comprensión de lectura, habilidad matemática, y la inteligencia basada en memoria — los pares fueron similares. No hubo diferencias significativas en los niños entre las edades de 4 a 14 basados en su método de alimentación más temprano en la vida.

Todavía existen muchos mitos acerca de la alimentación con fórmula — de los temores infundados sobre la confusión del pezón al vínculo. "Me sentía como un fracaso como mamá [cuando una enfermera sugirió un cambio a la fórmula]", dice Justine C. de Ellenville, New York. "Pero una vez que hice mi investigación, me sentí mucho mejor, y mi hijo estaba feliz. ¡Ganar-ganar!"

Recuérdate que los críticos de la alimentación con fórmula no conocen tu historia.

Cada familia escoge las opciones que son correctas para su propia situación. Antes de tomar los comentarios de los demás muy seriamente, haz una pausa para recordar que casi siempre vienen de la perspectiva individual de esa persona. No están tomando en cuenta tu historia, estilo de vida, historia médica, u otros factores que entraron en tu decisión de utilizar la fórmula. No necesitas explicarte a ti misma, y tampoco necesitas invertir demasiado en las críticas.

"Hay tanta presión para amamantar ahora; a veces simplemente no funciona ", dice mamá nueva Maria C. de Hammond, Indiana. "Yo digo, sólo haz lo que puedas, mi bebé es una prueba de que los bebés alimentados con fórmula crecen bien también."

Concéntrate en lo más importante para el desarrollo de tu bebé.

Toma en cuenta que tu bebé es la única persona que necesitas complacer. "Me sentí como un fracaso como madre que no podía proporcionar para mi hijo. Nunca estuve tan emocional e inestable en toda mi vida, y lloré por días", dice mamá Antonieta P. Charlotte, North Carolina." El día ocho, había derramado accidentalmente la pequeña botella de leche materna que acabe de bombear. Decidí en ese momento que era “inútil el llorar sobre la leche derramada." Así que ese día, cambié a la alimentación con biberón. Alli es sano, feliz, y creciendo como una mala hierba".

Ser una buena mamá viene de una combinación de amor, sensibilidad, atención y comunicación — no es una decisión de una sola dimensión, tal como la forma que alimentas a tu bebé. "La decisión de abandonar a la lactancia materna no fue ni rápido ni fácil", dice Lorie M. de Omaha, cuya hija pasó sus primeros días en la unidad de cuidados intensivos neonatales. "En realidad se redujo a entendiendo que cada bebé es diferente. Finalmente llegué a la conclusión de que no es la lactancia materna que determina mi éxito como madre; es entendiendo las necesidades específicas de mi bebé y escogiendo su bienestar".