Desarrollo del Cerebro de Tu Bebé: 12 a 18 Meses

La frase "úsalo o piérdelo" se emplea a menudo en referencia a la disminución de la función cognitiva asociada con el envejecimiento. Pero también cabe cuando se trata del desarrollo temprano del cerebro. Durante este tiempo, el cerebro de tu bebé está formando rápidamente nuevas conexiones sinápticas entre las células nerviosas, el estableciendo una red densa de mensajería que permite el procesamiento mental complejo y la función motora. Entre más estas conexiones neuronales son estimuladas, más fuertes se vuelven, mientras que las vías neurales menos utilizadas se debilitan y mueren. Es por eso que proporcionando un ambiente enriquecedor con estimulación verbal y física regulares es tan importante para tu bebé. Aquí hay un vistazo a algunas de las formas que el cerebro de tu niño (y tu ánimo) están estimulando todo tipo de habilidades nuevas en este momento.

Cognitivo

A este punto en el crecimiento de tu bebé, la mielinización (un proceso en el cual las células nerviosas establecen una capa protectora gruesa que ayuda a acelerar las señales del cerebro) está en pleno apogeo. (Una de las áreas donde el progreso de la mielinización es más evidente es en el aumento de la memoria de tu niño Hasta ahora, tu bebé ha sido capaz de reconocer objetos —un tipo de memoria que envuelve sólo una región del cerebro: el hipocampo. Pero después de su primer cumpleaños, gracias al desarrollo de la corteza cerebral, se convierte en capaz de recordar conscientemente información a voluntad. Eventualmente, las conexiones sinápticas que unen el hipocampo y varias regiones de la corteza cerebral se van a formar y fortalecer, permitiendo tipos más complejos de memoria que envuelven múltiples regiones del cerebro.

El desarrollo de la corteza cerebral a esta edad también permite la emergencia de habilidades cognitivas de orden superior, incluyendo la conciencia de sí mismo. Comenzando alrededor de los 15 meses, tu bebé comenzará a reconocer que la cara que ve en el espejo es la suya.

Motor

Al final del primer año, el cerebelo de tu niño — la parte del cerebro responsable por la coordinación y el equilibrio, se ha triplicado en tamaño, que se refleja en los enormes saltos que está haciendo en las habilidades motoras gruesas. En los meses después de su primer cumpleaños, la mayoría de los niños, se han convertido en rastreadores eficientes, aprenden a jalarse a sí mismos para pararse y dar sus primeros pasos solos. También verás la coordinación recién descubierta de tu niño en exhibición al estar constantemente agarrando, tirando y lanzando los juguetes.

Comunicación

Las áreas del cerebro asociadas con el lenguaje tienen más conexiones sinápticas que cualquier otra parte del cerebro durante este periodo, causando un salto en las habilidades lingüísticas conocidas como la explosión del vocabulario. Remarcablemente entre el primer y segundo cumpleaños de tu niño, su vocabulario se cuadruplicará.

Aunque las partes de la corteza cerebral conocidas como los lóbulos temporales (que se encuentran a cada lado del cerebro) están más específicamente envueltas en la audición y el lenguaje, los lóbulos frontales (que están asociadas con la memoria) también juegan un papel importante en el aprendizaje y la producción de palabras. Al escuchar y tratar de entender tu lenguaje, tu niño da estas vías neurales un entrenamiento saludable, lo que estimula aún más avances.

Social

En los meses después del primer cumpleaños de tu niño, tú lo notarás cada vez más ocupado con el mundo a su alrededor. El hecho de que el sistema límbico (parte del cerebro que controla las emociones) se desarrolla antes de la corteza cerebral figura en gran medida en las experiencias emocionales de tu bebé. A los 12 a 18 meses, tu niño puede procesar y almacenar los eventos emocionales pero todavía no tiene las habilidades de lenguaje y memoria para considerar conscientemente y expresar sus emociones verbalmente.

A esta edad, tu bebé también interactúa contigo de manera más emocional; él ha aprendido que sonriendo, riendo, gritando y hablando todo provoca ciertas reacciones de ti. Este desarrollo está impulsado por la maduración de los lóbulos temporales, que se asocian con la capacidad de leer señales faciales, interpretar señales emocionales y exhibir otros aspectos de comprensión social.