A los niños pequeños les encanta moverse. Es como ellos aprenden a coordinar sus movimientos y crecen más fuertes. Los niños pequeños no necesitan ser enseñados a ser activos: probablemente la mayoría de los días, tú serás la que estas desgastada por tratar de seguir. Pero cuando tú canalizas toda esta energía tosca natural en actividades que sean adecuadas a su edad y divertidas, ayudarás a tu niño a vincular el movimiento con placer. Y eso puede encender un amor a larga vida del ser activa eso añadirá a su salud y alegría.

Los niños pequeños no necesitan deportes de equipo ni un régimen de trote para estar activos. Aquí hay unas maneras que tú puedes correr con su amor natural por el movimiento.

Únete a las actividades de estado físico con la familia. Todo es más divertido cuando mamá o papá participan. Trata de comenzar una actividad y luego sigue el liderazgo de tu niño pequeño. ¿Quiere ella hacerlo más? Repitiendo las cosas una y otra vez es como un niño pequeño aprende, así que ten paciencia y continúa. ¿Esta ella expresando frustración o falta de interés? Continúa en algo diferente.

Sé tú misma el objeto del juego. Tú eres la clase de juego favorito de tu niño pequeño. A los niños pequeños les encanta subirse en la espalda del padre para andar a caballito, jugar a la lucha libre con cuidado, o jugar a la rana saltadora contigo, por ejemplo. Continúa: Sé un poco juguetona y deja que fluya la diversión activa. Si te estás divirtiendo, tu niño probablemente también se divierta.

Piensa en todo alrededor del juego. A los niños pequeños les divierte especialmente trepar, bajar por el tobogán, correr y hacer acrobacias, actividades que utilizan muchos diferentes grupos musculares. Los campos de juego, especialmente esos diseñados para los niños jóvenes, y las clases de acrobacia para padres e hijos ofrecen todas estas actividades. Si tú puedes, organiza un área abierta de tu casa donde tu niño tenga un espacio para el juego físico. Arma una pista de obstáculos con almohadas, cajas de cartón y muebles.

Incluye muchos juegos al aire libre. Es ideal que pasen tiempo al aire libre todos los días. Casi cualquier clima es apropiado para jugar si tu niño está vestido de manera correcta. El cambio de escenario será divertido para ambos y abra más espacio para correr afuera. Ya sea que estés en un parque o campo de juego o en tu patio, vigila porque el juicio y el autocontrol de los niños pequeños se retrasan en sus habilidades motoras.

Cuidado con muchas actividades organizadas. Los niños pequeños necesitan moverse cuando ellos sienten que se quieren mover, no porque son las 9 a.m. en un martes y, por eso es hora de clase de gimnasia. Y es muy pronto para los deportes en equipo. Tu niño no tendrá las habilidades físicas ni el período de concentración adecuado para poner atención a las indicaciones hasta los 6 o 7 años de edad. Eso no quiere decir que no tendrás diversión en una clase de movimiento de mamá y yo. Simplemente, no esperes que sea la fuente principal de ejercicios a esta edad.