Lactancia Materna Comparada Con Alimentación con Fórmula: 7 Mitos Cada Mamá Debe Saber

¿Pensando acerca de usar fórmula o suplementar la leche materna con fórmula, pero nerviosa acerca de cómo va a funcionar para tu bebé? Aquí está lo que no necesitas preocuparte.

Cuando se trata de la lactancia materna y la alimentación con fórmula, sabes que hay muchos puntos de vista. Entonces, ¿cómo sabes lo que está bien informado y lo que no lo es? Comienza checando estos conceptos erróneos comunes que los padres a menudo tienen acerca de la alimentación, luego, habla con tu doctor. No importa que camino de alimentación tomes, es más probable que te sientas mejor esté bien fundado, de hecho, no te preocupes.

Mito: Tienes que escoger entre la leche materna y la fórmula.

Discusiones acerca de la lactancia materna comparada con la alimentación con fórmula a menudo hacen que suene como opción de una o la otra. Pero ¿sabías que casi una de cada tres mamás alimenta a sus bebés una combinación de leche materna y fórmula en algún momento durante los primeros tres meses? Suplementando con fórmula puede, bajo ciertas circunstancias estrechas, extender la duración de una madre para mantener la lactancia materna, de acuerdo con recientes investigaciones y encuestas de nuevas mamás. Cuando uno se detiene a considerar los beneficios de la combinación de la leche materna con la flexibilidad de la fórmula, las estadísticas de éxito pueden no ser del todo sorprendentes.

Mito: Confusión del pezón causará problemas de lactancia materna.

Muchos bebés no tienen problemas para cambiar entre la botella y el pecho una vez que se acostumbran a la lactancia materna —usualmente dentro de las primeras semanas. Algunos expertos creen que cualquier signo de "confusión del pezón" son más como "preferencia del pezón" —los bebés no olvidan cómo amamantar, sino que simplemente prefieren una forma. Para ayudar con la alimentación con biberón a un bebé alimentado con leche materna, puedes experimentar con diferentes estilos de los pezones para ver si uno funciona mejor. También puedes dejar que papá u otro miembro de la familia tratan las primeras alimentaciones con botella si tu bebé parece asociarte con la alimentación con leche materna solamente. (Con el tiempo, ella le dará la bienvenida a las botellas de quien sea.) Y si tu bebé necesita aliento para amamantar, simplemente trata de conseguir que tu leche fluya fácilmente al bombear sólo un poco primero.

Mito: Tu suministro de leche materna se secará si suplementas con fórmula.

Es cierto que entre más leche materna tu bebé toma, lo más que tu cuerpo produce. Pero añadiendo fórmula a la dieta de tu bebé no va a hacer que tu leche desaparezca. Cuando cambias algo de lo que tu bebé consume en la leche materna con fórmula, tus senos se ajustan por consiguiente. Puedes ofrecer primero el pecho y luego "rematar" con la fórmula. O puedes cambiar algunas sesiones de lactancia materna por la botella, como por la noche o cuando estás lejos. También puedes utilizar el bombeo como parte de tu plan de suplementación.

Mito: A los bebés alimentados con fórmula no les va tan bien como a los bebés alimentados con leche materna en las medidas a largo plazo de salud e inteligencia.

Tu pediatra, sin duda, ha recomendado que des el pecho por una serie de razones relacionadas con la salud y el desarrollo de tu bebé. Mead Johnson está de acuerdo en que la leche materna tiene beneficios que la fórmula infantil aún no ha sido capaz de replicar, incluyendo el jugar un papel importante en el apoyo a la resistencia a las infecciones durante el primer año de la vida de un bebé. También hay datos que la fórmula, históricamente, no ha apoyado el desarrollo intelectual, tan bien como la lactancia materna. Es importante reconocer, sin embargo, que la fórmula infantil hoy en día tiene algunas ventajas importantes sobre las fórmulas viejas. Estos avances incluyen prebióticos para ayudar a apoyar las funciones inmunes de apoyo, así como ácidos grasos DHA y ARA para apoyar el desarrollo del cerebro y de los ojos.

Si estás preocupada acerca de las perspectivas a largo plazo de tu niño, considere un estudio del 2014 que analizó más de 1.700 pares de hermanos, uno de los cuales era alimentado con leche materna y el otro alimentado con biberón. Los investigadores encontraron que en 11 medidas diferentes de la salud y el intelecto como el índice de masa corporal, la obesidad, el asma, la hiperactividad, la comprensión de lectura, la habilidad matemática e inteligencia basada en memoria — los pares fueron similares en edades que van de 4 a 14 años de edad. Comparaciones entre hermanos permitieron este estudio para un mejor control de otros factores — tales como la educación y las finanzas de la mamá — que en investigaciones anteriores.

¿Decimos que nuestra fórmula es tan buena para tu bebé como la leche materna? No. ¿Decimos que tu bebé va a hacer bien, a largo plazo, después de haber sido alimentado con leche de fórmula cuando era un bebé? Sí.

Mito: Fórmula no proporciona nutrición completa.

Las fórmulas de hoy están más cerca a la leche materna que nunca. Fórmulas incluso ofrecen algunos nutrientes que los bebés alimentados con leche materna pueden necesitar para obtener de suplementos, tal como la vitamina D. Al igual que la leche materna, la fórmula también puede tener el ácido graso importante omega-3 DHA. Eso es bueno saberlo, porque DHA apoya el desarrollo rápido del cerebro de tu bebé, ojos, y el desarrollo del sistema nervioso en los primeros años de vida.

Mito: Alimentación con Fórmula se interpone en el camino para vincularte a tu bebé.

Tu bebé no sabe que está siendo alimentado, solo que ella está siendo abrazada, amada y nutrida. Así que si suplementando o la alimentación con fórmula reduce tu nivel de estrés, ya que estás menos preocupada acerca del crecimiento de tu bebé o el regreso al trabajo, eso es una ventaja para tu capacidad de ser sensible y amorosa con tu bebé. Y cuando tu pareja o un abuelo ofrece una alimentación, fortalece el turno de esa persona a vincularse también.

Mito: Los consultantes de lactancia y los doctores no apoyan la alimentación con fórmula.

Los expertos de bebés saben que muchos problemas pueden surgir para hacer la lactancia materna exclusiva difícil. Estos pueden incluir problemas de salud en la madre (tales como un parto difícil o la depresión posparto), los retos con la producción de leche, y problemas de salud en el bebé (que hacen la lactancia materna difícil o interfieren con el aumento de peso).

Cada vez que estás teniendo retos con la alimentación, es siempre una buena idea hablar con tu doctor, partera u otro asesor de lactancia. Los expertos en el cuidado del bebé han visto todo tipo de situaciones, y en última instancia, comparten el mismo objetivo que tu sin importar cómo llegar allí, un bebé feliz y creciendo. Tú y tu doctor sabrán cuál es el mejor camino para ti y tu bebé en el momento. Y eso es todo lo que importa.