Lo Que Los Expertos Quieren Que los Padres Sepan Acerca de la Nutrición del Niño: 12 a 24 Meses

Al entrar en la niñez temprana, tu pequeñita continua creciendo y aprendiendo cosas nuevas cada día. Una cosa que no ha cambiado es la importancia de la nutrición para ayudar a apoyar el desarrollo saludable. Aquí, los expertos ofrecen una guía para mantener a tu niño de un año de edad bien nutrido.

No te preocupes si tu niño parece menos interesado en los alimentos. Es perfectamente normal para un niño pequeño a devorar todo un día y parecer indiferente a la comida el día siguiente. La tasa de crecimiento disminuye después del primer cumpleaños, por lo que la demanda de energía para alimentar el crecimiento es menos urgente. (Mientras que un bebé triplica normalmente su peso al nacer durante el primer año, el peso del niño promedio sube por un cuarto o menos entre las edades de 1 y 2.) La mayoría de los niños de 1 año necesitan alrededor de 1,000 calorías al día.

Es hora para una transición a la leche de vaca. Su niño puede empezar a beber la leche de vaca a los 12 meses. La mayoría de los doctores recomiendan empezar con leche entera durante el primer año, ya que su contenido de grasa es beneficiosa para el cerebro en desarrollo. Sin embargo, se recomienda leche de 2 por ciento para los niños a riesgo de tener sobrepeso debido a antecedentes familiares de colesterol alto, obesidad, o enfermedades del corazón. También es posible que quieras investigar la fórmula para niño, a veces llamada bebida de leche para niño. Es una fórmula especialmente diseñada que tiene nutrientes importantes para ayudar a apoyar el desarrollo saludable.

Ella necesita practicar a alimentarse a sí misma. Puede ser complicado, pero la práctica es la única manera en que su nivel de habilidad aumentará. Al principio tu niño preferirá utilizar sus dedos para recoger la comida, pero a los 18 meses ya debe ser bastante buena en el manejo de una cuchara y tenedor.

Las botellas deben de salir de la cuna. Ella puede dormirse más rápidamente con una botella, pero este objeto de comodidad puede conducir a infecciones de oído y caries dental ya que la leche se queda en la boca del niño. No se recomienda incluso una botella de agua, ya que los niños deben dejar el biberón entre los 12 y 18 meses, el período en el que es más fácil de romper el hábito.

Una conversación con el doctor de tu niño acerca de los suplementos vitamínicos es astuta. Algunos suplementos, como el cinc, hierro y vitamina A, pueden ser peligrosos si tu niño toma mucho más de lo que necesita. Al mismo tiempo, los suplementos, como la vitamina B12, riboflavina, calcio y vitamina D, pueden ser necesarios, en especial si tu familia es vegetariana o vegana.

Ella no está lista para algunos alimentos. Los niños están a menudo apurados para terminar su comida, y tienen pequeñas tráqueas donde los alimentos pueden quedar atrapados. Evita darle a tu niño alimentos que son duros o redondos como verduras crudas (zanahoritas), trozos de queso, aceitunas, uvas, perros calientes, carnes firmes y dulces duros. Ten cuidado con las palomitas de maíz también, y si le ofreces la mantequilla de cacahuate, asegúrate de esparcirla muy delgadamente.

Dulces dejan poco espacio para buenos alimentos. Ese primer pastel de cumpleaños puede haber sido delicioso, pero no hagas un hábito de eso. Tu niño necesita muchos nutrientes diferentes para apoyar a su desarrollo. Ella puede obtenerlos al comer una variedad de alimentos saludables todos los días. Porque ella puede tener un pequeño apetito, no quieres que ella se llene con calorías vacías a expensas de alimentos ricos en nutrientes.