Revisión médica por un pediatra certificado

1. Sigue las señales de tu bebé

En lugar de basar tus alimentaciones justo en el momento, es importante leer otras señales. Generalmente, tu bebé te avisará cuando tenga hambre al llorar e irritarse, especialmente una hora o más después de ser alimentado. Un bebé bien alimentado probablemente estará contento.

Movimiento. Cuando tu bebé se inquieta y se voltea mientras lo alimentas, puede estar diciéndote que ya es suficiente. Es importante poner atención a estas señales, ya que ésta es su forma de hacerte saber que está lleno.

Sonidos. Cuando se alimenta con biberón, es fácil saber cuánto está comiendo tu bebé. Las mamás que amamantan, que en realidad no pueden ver el flujo de leche, pueden escuchar los sonidos de succión y deglución. También puedes ver leche alrededor de la boca de tu bebé.

2. Haz las matemáticas

Necesidades Nutricionales para Bebés:

  • Los recién nacidos amamantados se alimentan aproximadamente de 8 a 12 veces al día
  • Los recién nacidos alimentados con biberón toman 2 a 4 onzas de fórmula cada 2 a 3 horas

Algunos días tu bebé puede alimentarse más, pero la cantidad se estandariza en promedio con el tiempo. Si la leche está disponible, tu bebé tomará lo que necesita y se alejará cuando haya terminado.

3. Seguimiento de cambios de pañales

La mayoría de los bebés mojan sus pañales al menos seis veces al día, a veces más. Orinar es un signo importante de hidratación que es importante para la nutrición de los bebés. Los movimientos intestinales pueden ser frecuentes al principio, a veces ocurren después de cada alimentación. Esto puede continuar o disminuir a una o dos veces al día. Es posible que tu bebé salte los días por completo o que tenga heces sólo una vez a la semana. Todos estos escenarios se consideran normales.

4. No te preocupes

Tu recién nacido puede perder hasta el 10% de su peso en la primera semana de vida, pero no te preocupes. Por lo general, comenzarán a recuperarlo al final de la segunda semana y continuarán a un ritmo constante en las próximas semanas. Asegúrate que el pediatra de tu bebé esté vigilando su altura y peso en las visitas.

La alimentación puede ser un momento de preocupación y estrés- nosotros lo sabemos. La nutrición para bebés es importante, pero no olvides que la alimentación es también un gran momento para estrechar lazos con tu bebé. Toma en cuenta estas necesidades nutricionales para los bebés, y si todavía te preocupa que tu bebé no esté subiendo de peso, habla con el pediatra de tu bebé.

“Mi consejo para las nuevas mamás es que si tu bebé está saludable, creciendo y es amado ¡estás haciendo un buen trabajo!” – Mamá que usa Enfamil®