Skip to Main Content
  • Respuesta al Retiro del Competidor: Enfamil Redobla sus Esfuerzos para Reabastecer los Estantes con Fórmula para Bebés | Aprende más.

5 Maneras de Controlar los Antojos Durante el Embarazo

5 Maneras de Controlar los Antojos Durante el Embarazo

Cuanto mejor comas durante el embarazo, más sanos se sentirán tú y tu bebé. Aprende cómo puedes afrontar los extraños antojos del embarazo y cómo adoptar una mentalidad positiva hacia ellos.

¿Qué son los antojos del embarazo?

Todos sabemos que una nutrición adecuada es importante durante el embarazo, pero a veces los antojos pueden dificultar una alimentación saludable. Durante el embarazo, el apetito puede estar por todas partes y es posible que tengas antojos de alimentos repentinos y más intensos. De un día para otro es posible que te interesen combinaciones extrañas de sabores y texturas, tal vez nunca lo mismo dos veces. De hecho, los antojos del embarazo son uno de los primeros y más comunes síntomas del embarazo temprano.

En general, se piensa que puedes culpar a tus extraños antojos por las hormonas que se disparan a través del cuerpo durante el embarazo. Los investigadores no están totalmente seguros de qué causa los antojos del embarazo, pero las hormonas. La necesidad de tu cuerpo de aumentar rápidamente la producción de sangre y el deseo de alimentos reconfortantes pueden desempeñar un papel importante en esto.

¿Cuándo comienzan los antojos del embarazo?

Los antojos del embarazo comenzarán en el primer trimestre y alcanzarán su punto máximo durante el segundo, y luego desaparecerán durante el tercero. Si no experimentas antojos de embarazo, extraños o no, también está bien. Dado que todas las personas son únicas, es posible que no experimentes antojos en absoluto o que comiencen después del primer trimestre.

5 maneras de controlar los antojos durante el embarazo

Aunque es estupendo cuando tus antojos durante el embarazo son por alimentos saludables, no es tan bueno cuando tienes antojos constantes de cosas poco saludables. Es importante recordar que los antojos son una parte totalmente normal del embarazo, y está absolutamente bien ceder a ellos, siempre y cuando tu dieta general sea saludable. ¡Un poco de chocolate nunca hace daño a nadie!

Aquí tienes algunas maneras útiles de controlar los antojos del embarazo si tú o tu médico se preocupan por ellos.

1. Aprovecha el poder del desayuno

Es más fácil evitar los antojos del embarazo a media mañana cuando te has tomado un desayuno saludable y balanceado. Si sientes muchas náuseas matutinas o aversión a los alimentos del desayuno y se te dificulta la primera comida del día, recuerda que cualquier alimento puede ser un alimento para el desayuno si lo comes como tu primera comida del día. Prueba las sobras (‘leftovers’), las sopas fáciles de digerir o incluso alimentos simples como pan tostado. También puedes considerar emplear este truco de comida que con frecuencia se usa con los niños quisquillosos: esconde los alimentos ricos en nutrientes en un batido o licuado saludable o en un delicioso pan de calabacín.

2. Conviértelo en un verdadero placer, con una pizca de salud

Entonces, tienes la mente puesta en ese helado, ¡adelante! ¿Por qué no incluir un plátano o algunas nueces saludables para el corazón? ¿O una hamburguesa es tu mejor aliado para el antojo? ¡No hay problema! Agrega una ensalada para ayudar a llenar las calorías nutricionales también. Adelante, come una rosquilla, dona o un trozo de ese pastel de chocolate doble como regalo de vez en cuando, pero trata de no convertirlo en un hábito constante. En su lugar, haz que se sienta como un placer que disfrutas plenamente en lugar de un alimento básico todos los días después de cada comida.

3. Trata de hacer intercambios saludables

Si tienes antojo de algo dulce, disfruta de un poco de fruta bañada en chocolate negro. ¿Buscas un snack crujiente? Los chips de col rizada pueden reemplazar los chips de papa y ser igual de sabrosos. O bien, las galletas de arroz integral horneadas con hummus son una buena opción rica en fibra. En las comidas, puedes cambiar las opciones poco saludables por opciones más ricas en nutrientes, como avena horneada en lugar de pastelitos, o una ensalada de brócoli con tortellini en lugar de un plato gigante de espagueti. Sin embargo, si ese espagueti realmente te llama la atención, cambia la pasta blanca por trigo integral y agrega (o mezcla) algunas verduras a la salsa para pasta. ¡Y listo! Con estas sugerencias, hiciste intercambios de alimentos fáciles para asegurarte de que tú y tu pequeño obtengan las cosas buenas que ambos necesitan.

4. Practica el control de porciones con ’snacks’

Una pequeña rebanada de pastel de queso o una sola galleta pueden satisfacer tus antojos de alimentos durante el embarazo y al mismo tiempo mantenerte bajo control. Una manera de evitar el antojo por la comida chatarra es si planificas tus ‘snacks’ con anticipación. Es inteligente mantener el queso, las nueces, las barras de granola bajas en azúcar, las frutas y las verduras preparadas y listas para llevar. De esa manera, no te sentirás tentada por opciones rápidas y menos nutritivas cuando estés fuera de casa.

5. Practica la alimentación intuitiva

Tratar de evitar lo que deseas puede llevarte a comer muchas otras cosas que no querías en primer lugar. Date permiso para comer los alimentos que realmente deseas, pero hazlo de manera reflexiva y controlada. Trata de sentarte para cada comida y bocadillo en lugar de comer sobre la marcha. Toma en cuenta cómo cada bocado huele, sabe y se siente en la boca. Como beneficio adicional, comer lentamente reduce la probabilidad de tragar aire y disminuye la probabilidad de eructos o gases innecesarios. Comer conscientemente asegura que puedas satisfacer tus papilas gustativas sin sentir culpa. Del mismo modo, sé paciente contigo misma cuando te sientas cansada. Deja a un lado por un momento cocinar comidas elaboradas y deja la culpa por no comer tan saludablemente como habías planeado. Si es posible, cuelga el delantal e intenta confiar en tu pareja o seres queridos para cocinar y preparar las comidas mientras tomas el descanso que tanto necesitas, ¡te lo mereces!

¿Pueden los suplementos prenatales ayudar con los antojos de alimentos durante el embarazo?

Si bien los antojos de alimentos durante el embarazo son comunes, la idea de no saciarte de proteínas magras, fibra y vegetales llenos de vitaminas puede llevarte a preocuparte de que tú y tu bebé no estén recibiendo suficientes nutrientes esenciales.

Una forma sencilla de ayudar a calmar las preocupaciones sobre los antojos de embarazo poco nutritivos y la ingesta adecuada de nutrientes es asegurarte de tomar tu suplemento prenatal todos los días como Enfamil Enfamom. De esta manera, sabrás que incluso si tus alimentos saludables favoritos pasan a un segundo plano durante algunas semanas, te aseguras de obtener tu ingesta diaria de importantes nutrientes prenatales como hierro (para apoyar el desarrollo del cerebro) y ácido fólico (para ayudar a formar el tubo neural del bebé).

Acepta los cambios en tus antojos y en tu cuerpo

Una cosa importante que es fácil de olvidar hoy en día es que la comida es combustible y, en última instancia, eres tú quien mejor conoces tu cuerpo. Tener antojos de alimentos poco saludables y que tu cuerpo cambie durante el embarazo no es nada de lo que avergonzarse y, dependiendo de tu perspectiva, puede ser algo hermoso.

Psicológicamente, puede ser un terreno difícil de maniobrar con esos cambios tan rápidos en la forma de tu cuerpo y en lo que quieres comer. Y es difícil de predecir; puede que hayas sido la persona que comía más saludable del mundo, ¡pero ahora todo lo que se te antoja es pizza y dulces! Desafortunadamente, no es raro tener sentimientos contradictorios sobre estos antojos intensos y cambios rápidos en tu físico, pero puede ser útil comunicarse con un ser querido que sabe que te apoyará y escuchará tus preocupaciones.

En definitiva, ten la seguridad de que lo único de lo que debes preocuparte es de comer lo mejor que puedas y mantenerte en contacto con tu médico sobre tus hábitos alimenticios. Si tu médico no está preocupado, entonces no hay necesidad de que tú te preocupes.

Los pepinillos y los helados, los dulces, las hamburguesas o los bistecs jugosos pueden estar en lo más alto de tu lista de antojos durante el embarazo. Lo mejor es aceptar los cambios en tus deseos de comer a medida que ocurren, tratar de mantenerte al frente de las espirales de antojo y saber que pronto volverás a ser la misma de antes. ¿Todavía tienes curiosidad sobre la nutrición y los alimentos durante el embarazo? Echa un vistazo aquí a algunos alimentos que debes evitar durante el embarazo.