Skip to Main Content
  • Respuesta al Retiro del Competidor: Enfamil Redobla sus Esfuerzos para Reabastecer los Estantes con Fórmula para Bebés | Aprende más.

Hitos de Desarrollo del Niño Pequeño: ¿Está tu niño listo?

Hitos de Desarrollo del Niño Pequeño: ¿Está tu niño listo?

Desde dejar las siestas hasta deshacerse de los pañales, ¿cómo saber cuándo están realmente listos? Estos son algunos hitos comunes en el desarrollo de los niños pequeños que los padres suelen preguntar y cuándo esperar verlos en su niño.

Tu niño pequeño se está moviendo hacia el estatus de "niño grande"- aún él mismo te lo podría decir. Checa estos hitos de desarrollo del niño pequeño que los padres frecuentemente preguntan, junto con expectativas reales de edad.

De alguna manera, la infancia es un período rápido entre tener un bebé y tener un "niño grande": Tu pequeño está adquiriendo muchas habilidades nuevas y él puede hacer más cosas por si solo cada día. Al mismo tiempo, el desarrollo de los niños pequeños es un proceso que se desarrolla naturalmente; no debería ser apresurado. Cada experiencia sienta la base para la próxima.

Mientras que todos los niños se desarrollan de manera diferente, cada uno a su propio paso, aquí tienes una guía que te oriente en lo qué tú puedes esperar y si tu niño pequeño está listo para algunos hitos de desarrollo de niños grandes.

Cena para Niño Grande

Una vez que tu niño pequeño pueda llevar confiadamente la comida a su boca con sus manos, él tendrá la destreza para empezar a probar con una cuchara. Dale mucha práctica. Para los 15 meses, él podrá llenar una cuchara (con decir, cereal o puré de camote) y llevársela a su boca. Espera que la cuchara se voltee antes de llegar a su boca.

Para los 18 meses, la mayoría de los niños pequeños pueden usar una cuchara, un tenedor y un vasito (sippy cup). Pero no esperes perfección. A ellos todavía les gusta dejar sus utensilios y usar sus manos, especialmente para jugar con la comida. La mayoría de ellos comen de manera ordenada a la edad de 2 años, pero para otros el desorden continúa otro año más.

Dejando la Siesta Matutina

La mayoría de los niños pequeños abandonan la siesta durante la segunda mitad de su segundo año y toman justo una siesta por la tarde que dura como tres horas. Para algunos, esta transición viene tan pronto como a los 12 meses; para otros, después de haber cumplido 2 años.  Quizá tu niño pequeño podría estar avisándote que él está listo cuando empiece a resistirse a una siesta matutina. Si esto ocurre sólo una vez, es posible que él esté nervioso por estar sobre cansado. Pero si esto ocurre durante varios días o semanas, es posible que él ya no necesite la siesta matutina. Substituye tiempo de silencio en su lugar, y es posible que él llegue al almuerzo sin haber dormido y luego se tome una siesta prolongada por la tarde.

La siesta de la tarde normalmente finaliza a los 5 años. Pero en 2015, una revisión de 26 estudios sobre la siesta en niños - reveló que al tomar siestas después de los 2 años de edad se vincula con una peor calidad del sueño. Los niños pueden necesitar menos tiempo para dormir durante el día a una temprana edad contrario a lo que tradicionalmente se creía.

Dejar los Pañales

No comiences el proceso de dejar los pañales hasta que tu niño muestre signos de estar listo, usualmente entre los 18 y 24 meses (aunque algunos niños no están listos hasta los 2½ o 3 años). Estos signos que están listos en dejar los pañales incluyen:

  • mantenerse seco durante dos horas después de la siesta;
  • sabiendo cuándo él tiene un movimiento de intestinos (yendo a un cuarto diferente o pedir ser cambiado);

  • expresando el deseo o interés de usar el inodoro;

  • la habilidad de ayudar a vestirse y desvestirse;

  • la habilidad de seguir indicaciones simples;

  • deseando ponerse ropa interior de niño grande;

  • deseando usar el baño como sus papás.

Sin embargo, si tienes un nuevo bebé, te mudas, cambias de niñeras o escuelas, o tienes otro estrés en la casa, la situación es impredecible. El entrenamiento para ir al baño puede ser más desafiante con estos factores de estrés; por eso, tal vez tú desearías detener el entrenamiento hasta que las cosas se calmen y puedas enfocar tu atención a tu pequeño.

¡Felicidades! Tu niño ha logrado muchas metas y con estos logros que le siguen en el desarrollo del niño pequeño, él logrará formar su propia personita.