Desarrollo de tu bebé: Quinto mes

Desarrollo de tu bebé: Quinto mes

  • Cada vez se distrae menos mientras juega con sus juguetes
  • Puede concentrarse en jugar y aprender
  • Tiene visión clara y buena percepción de profundidad
  • Puede frustrarse por las cosas que aún no puede hacer

Una grandiosa aventura que es emocionante y frustrante

Durante estos días, tu bebé ya puede hacer muchas cosas. Puede ver mejor y tiene suficiente control sobre su cuerpo. Al final de este mes, puede ser que empiece a mover objetos de una mano a la otra. Incluso puede tomar un objeto y llevárselo a la boca (o cerca).

Dale a tu bebé un lugar silencioso (sin televisión) para que pueda jugar. Esto lo ayudará a poner atención en sus exploraciones.

El hecho de que su percepción de profundidad ha mejorado, puede explicar su fascinación por mover objetos, como sus juguetes. También puede explicar por qué de un momento a otro es capaz de entender que su osito de felpa sigue siendo su osito incluso si está de cabeza. A esto se le llama constancia de forma.

Explorar y aprender es muy apasionante. La forma en que tu bebé balbucea y se emociona lo demuestra. Pero también puede ser muy frustrante cuando el mundo está fuera de su alcance. Haz la vida de tu pequeño explorador un poco más fácil tendiéndole la mano. Tu bebé será capaz de comprenderlo todo por sí mismo antes de lo que piensas.

Aprendiendo a gatear poco a poco

Durante este mes, muchos bebés de cinco o seis meses se empiezan a interesar en el gateo (aunque algunos se interesan más que otros). El que lo haga o no, eso es otra cosa. Tu bebé puede empezar a "nadar" un poco en el piso o tal vez gire mientras esté en su estómago. Todos estos movimientos son buenos para fortalecer los músculos de su cuello, hombros y pecho. Asegúrate de vigilar a tu pequeño, pues dominará el arte del movimiento cuando menos te lo imagines.

Juegos para tu bebé: Quinto mes

Deja que se observe
. 

Coloca un espejo irrompible en la cuna de tu bebé para que se pueda ver. Asegúrate de que sea de buena calidad para que verdaderamente pueda ver su reflejo y no tenga bordes filosos.

Anímalo para que socialice.


Llévalo a donde haya otros bebés y déjalos que se observen, se sonrían, hagan sonidos y traten que tocarse.