Nutrientes Que Ayudan a Apoyar las Habilidades de tu Bebé para Resolver Problemas

Estudios tempranos viendo al enlace entre la nutrición y el desarrollo encontraron que bebés alimentados con leche materna tendieron a hacer mejor que los bebés alimentados con fórmula para bebé sin DHA en evaluaciones cognitivas. Cuando los investigadores comenzaron a investigar más profundamente en lo que pudiera explicar esta diferencia, un foco de luz cayó en este nutriente: el ácido graso poliinsaturado de cadena larga (LCPUFA en Inglés) llamado ácido docosahexáenoico (DHA). ¿Entonces la fórmula que tiene DHA ayuda a cerrar esa abertura?

Determinando Como Ayuda el DHA

Resultados iniciales de investigación en el beneficio de fórmula suplementada con DHA en el desarrollo cognitivo estuvieron mixtos. Varios factores pudieron haber contribuido a los resultados mixtos. Algunos científicos piensan que los niveles de DHA añadidos a la fórmula pueden haber sido más bajos que los niveles en la leche materna y las pruebas usadas para evaluar estos efectos pueden no haber sido lo suficientemente sensible como para detectar diferencias sutiles. La edad al hacer las pruebas pueden haber hecho una diferencia también.

El paso siguiente: Los investigadores en la Fundación de Retina de la Universidad Southwest, Memorial en Canadá, y en la Universidad de Texas decidieron hacer una prueba en bebés de 9 meses de edad mediante una prueba de solución de problema de medios y fines. La fórmula que estos bebés recibieron proporcionó niveles de DHA y ARA que fueron basados en los niveles promedio mundiales de leche materna.

Poniendo DHA a Prueba

Los investigadores estudiaron 229 bebés, que (a través de su participación en tres estudios anteriores) se les había dado ya sea fórmula suplementada con DHA y ARA o fórmula convencional sin DHA ni ARA. A algunos bebés se les dio una de las fórmulas de uno a cinco días después del nacimiento, algunos después de seis semanas de ser alimentados con leche materna y algunos después de 4 a seis meses de leche materna exclusivamente.

Luego a los 9 meses, los bebés participaron en una prueba para resolver problemas. Los investigadores mostraron al bebé una sonaja la cual fue puesta en medio de una tela grande y luego escondida con otra tela más pequeña. El reto de los bebés: jalar la tela más grande más cercana a ellos para poder quitar la tela más pequeña y agarrar la sonaja. Los investigadores observaron recuperaciones exitosas y niveles de intención en cada pequeño paso en el camino.

Mientras esta prueba suena simple, envuelve habilidades de pensamiento tales como planificación y el enfoque. Un bebé tiene que identificar el objetivo (¡encontrar y agarrar esa sonaja!) Y ser capaz de planear y ejecutar una serie de pasos para lograrlo. Planificación de pasos múltiples, memoria y enfocamiento están todos involucrados. De hecho, esta prueba (conocida como una “tarea de dos pasos de medios-fines de resolución de problemas") cuando se completa a los 8 a 9 meses de edad, está asociado con el rendimiento en otras pruebas cognitivas completadas a los 3 años de edad.

Todos los bebés fueron descansados y alertos cuando tomaron la prueba. A cada uno se le permitió jugar con la sonaja durante unos 20 segundos. A continuación, una pre-prueba aseguró de que pudieran completar cada uno de los pasos (levantamiento de la tela para recuperar la sonaja, jalando la tela). Sólo aquellos que podrían hacer estas cosas dentro de tres intentos fueron incluidos en la prueba final.

Resultados Después de la Suplementación con DHA y ARA

¿Qué bebés fueron los mejores detectives de sonaja en el estudio?

  • Los bebés que recibieron fórmula con DHA y ARA después de 6 semanas con leche materna o poco después del nacimiento fueron mejores para hallar la solución a cómo recuperar el juguete —en comparación con los bebés que recibieron fórmula sin DHA y ARA.
  • Estos dos grupos tuvieron mejores resultados de intención que los bebés que tomaron fórmula convencional sin DHA y ARA y fueron más exitosos en alcanzar la meta (encontrar y agarrar la sonaja oculta).

Los investigadores acreditan estos resultados, en comparación con algunos estudios anteriores que utilizan la misma prueba, en parte, a niveles más altos de LCPUFAs, tales como DHA, en la fórmula suplementada.

Los investigadores observaron dos posibles explicaciones de por qué el DHA y ARA consumidos temprano en la vida ofrecen estos beneficios:

  • LCPUFAs son conocidos a jugar un papel clave en las membranas celulares del sistema nervioso. Teniendo más LCPUFAs puede ayudar al niño a procesar la información más rápidamente, permitiéndole a realizar las tareas con pasos múltiples con más rapidez.
  • LCPUFAs también pueden influenciar la atención, permitiéndole al niño a cambiar más rápidamente la atención de un paso de una tarea al próximo.

Estas habilidades de pensamiento son signos de desarrollo del cerebro.