Revisión médica por un pediatra certificado

Los problemas de alimentación en los bebés pueden ser confusos. Muchos problemas comunes comparten rasgos similares, como irritabilidad, gases y llanto excesivo. El primer paso es saber qué observar. Nosotros hemos desglosado cada área para ayudarte a entender lo que podría ser cólico, intolerancia a la lactosa o alergia a las proteínas de la leche de vaca. Y, por qué son frecuentemente mal interpretados.

Problemas comunes de alimentación en bebés: Cólicos

Los bebés pueden llorar por una variedad de razones. A menudo es su forma de hacerte saber que hay un problema. Muchas veces, la causa es sólo leve y pasará. Pero, cuando los bebés lloran por períodos largos, muchos padres primerizos se preocupan por los cólicos. Si tu bebé llora por un período de tiempo prolongado, cuando no tiene hambre, no está cansado o necesita un cambio de pañal, puede ser un cólico. En realidad, alrededor del 15% de los bebés que exhiben comportamientos similares a los cólicos lo tienen.

El cólico puede estar asociado con la Regla de Tres. Tu bebé llora por:

  • Tres horas consecutivas, generalmente por la tarde
  • Tres veces a la semana
  • Tres semanas seguidas, generalmente empezando a las tres semanas de edad y terminando a los tres o cuatro meses

Si respondiste "sí" a más de estas reglas, entonces tu bebé podría tener cólicos. El pediatra de tu bebé puede identificar si o no es cólico y sugerir algunas maneras de calmar la incomodidad de tu bebé.

Problemas comunes de alimentación en bebés: Intolerancia a la lactosa

Hay mucha confusión entre la intolerancia a la leche, comúnmente llamada intolerancia a la lactosa, y una reacción alérgica a la proteína que se encuentra en la leche de vaca.

La intolerancia a la lactosa es rara y es el resultado de la incapacidad de digerir un carbohidrato natural en la leche llamado lactosa. Al igual que en los adultos, la intolerancia a la lactosa puede causar que tu bebé tenga malestar en su pancita. Trata de darle a tu bebé Enfamil NeuroPro™ Gentlease® el cual tiene una nutrición completa y es suave para las pancitas.

Problemas comunes de alimentación en bebés: Alergia a la proteína de la leche de vaca

Los bebés que tienen alergia a la leche de vaca pueden reaccionar de muchas maneras diferentes.

La alergia a la proteína de la leche de vaca afecta aproximadamente al 3% de los bebés y es una alergia alimenticia común en la infancia. Puede suceder cuando tu bebé experimenta reacciones alérgicas a ciertas proteínas encontradas naturalmente en la leche, como el suero o la caseína. Por lo general, el sistema inmune de tu bebé ayuda a mantenerlo saludable defendiéndolo de los gérmenes que causan enfermedades. Por razones que no están claras, el sistema inmune de un bebé con alergia a la leche de vaca considera que la proteína de la leche es un invasor dañino y reacciona por error.

Por protección, el sistema inmune de tu bebé libera químicos como las histaminas para combatir la proteína de la leche de vaca, causando una reacción alérgica como urticaria, dificultad para respirar o secreción crónica y tos. El pediatra de tu bebé podría recomendar el cambio a una fórmula especialmente diseñada para bebés con esta alergia. Por ejemplo Nutramigen® es una fórmula hipoalergénica especialmente hecha para bebés con alergia a la leche de vaca.

¿Todavía tienes alguna preocupación por la alimentación? Asegúrate de hablar con el pediatra de tu bebé. Él puede identificar la verdadera causa del problema de alimentación de tu bebé. Hay muchas maneras de abordar estos problemas para que tu bebé pueda sentirse mejor y mantenerse saludable.