Habrá mucha conversación, mares de lágrimas y quizás hasta un sentido de culpa. Para muchas mamás regresar al trabajo es una decisión que se basa en la necesidad financiera. Para otras, la carrera es una parte importante de su identidad que no quieren perder.

Sin embargo, un niño que es amado, cuidado, y emocionalmente bien ajustado, prosperará ya sea que tenga una mamá que trabaja o una que se queda en casa. Si eres feliz, también tu bebé será feliz. Hay algunas cosas para considerar al regresar a trabajar después de tener un bebé. Aquí tienes nuestros consejos para las madres que trabajan:

Trata de no volver a trabajar demasiado pronto.

Si es posible, date tres o cuatro meses para conocer el uno al otro y establecer un horario. Evita otros grandes cambios, como mudarte o un nuevo trabajo, al mismo tiempo.

Considera tus opciones.

Tal vez no tengas que trabajar tiempo completo o ni trabajar. Muchas mujeres comparten puestos de trabajo, trabajan tiempo parcial o flexible, o hacen trabajos por contrato. Y la tecnología de hoy ha hecho más fácil el trabajar remotamente.

Asegura el cuidado de niños a tiempo.

Explora diferentes opciones de cuidado de niños para ver qué es lo mejor. Algunos prefieren el ambiente social de una guardería de niños, mientras otros buscan la crianza de uno-a-uno de una niñera en el hogar o abuelos – si están disponibles y dispuestos. Las mejores guarderías de niños tienden a tener listas de espera, por lo que es mejor ponerte en la lista tan pronto como el bebé nazca.

Crea una estrategia para extraer y suplementar.

Si estás planeando la extracción de tu leche materna en el trabajo, habla con alguien que está a cargo para asegurar que hay un lugar limpio y privado para ti. Algunas grandes empresas ya tienen programas para esto. Si planeas suplementar con fórmula para tu recién nacido, asegúrate de presentarle a tu bebé este concepto unas semanas antes de volver a trabajar.