Skip to Main Content
  • No se retiraron productos de Enfamil y estamos haciendo nuestra parte para ayudar con el suministro: Aprende más.

Salir a Comer con Un Niño Pequeño: 9 Consejos

Salir a Comer con Un Niño Pequeño: 9 Consejos

¿Estás nervioso o nerviosa por llevar a tu niño pequeño a comer? Estos nueve consejos ayudarán a que salir a comer con un niño pequeño sea simple y sin estrés.

Salir a comer es un buen hito en el desarrollo tanto para ti como para tu niño pequeño. Para ti, es un buen cambio de escenario. Para tu niño pequeño, es una oportunidad de probar diferentes alimentos y practicar sus habilidades para comer.

Aquí tienes nueve consejos sobre cómo salir a comer con un niño pequeño para ayudar a que la comida suceda sin problemas

1. Establece expectativas realistas

Es posible que experimentes batallas con derrames, servilletas caídas o una comida rápida para todos. No esperes demasiado de tu pequeño en este momento. Todavía está en el proceso de aprendizaje.

2. Elige el restaurante adecuado

Un lugar familiar es la elección más segura para estas ocasiones en lugar de tu íntimo restaurante favorito. Familiar no tiene por qué significar comida rápida. Muchos restaurantes al sentarse dan la bienvenida a los niños con sillas altas, un menú para niños o crayones y manteles individuales de papel con actividades.

3. Sincroniza la hora de la comida

Elige una hora que esté sincronizada con el horario de tu niño pequeño. Una reservación nocturna no funciona para un niño que se acuesta treinta minutos después de la hora que has elegido. Estará de mal humor para cuando lleguen los aperitivos. Si eliges un lugar que no acepta reservaciones, ve temprano para no tener que esperar por una mesa.

4. Prepara las cosas para niños pequeños

La comida puede ser más fluida si le traes su vasito de tu niño pequeño. Trata de traer un vasito con tapa para que no se le tire su bebida. También es posible que desees llevar un babero y utensilios para niños.

5. Lleva algo para entretener

Dale a tu niño algo para mantenerlo ocupado mientras esperan tu orden. Un juguete silencioso o un nuevo libro de cartón deberían ser suficientes.

6. Quita los peligros de la mesa

A las manos curiosas les encanta tocar y agarrar. Asegúrate de mover velas, condimentos, cuchillos y vasos de agua cuando te sientes para estar seguro

7. Mezcla alimentos familiares para niños pequeños con nuevos

Algunos niños pequeños son comedores aventureros, pero la mayoría son quisquillosos. El tuyo podría desconfiar de los nuevos alimentos. Si quieres que tu niño pequeño pruebe nuevos sabores, pide algo que sepas que le gusta a tu pequeñito junto con algo nuevo. O siempre puede probar un bocado de tu plato.

8. Haz elecciones inteligentes de porciones

Una porción de tamaño adulto es demasiado grande para un niño pequeño. También es una invitación de bienvenida para que tu pequeño haga un desastre. Si no están disponibles opciones para niños, pide una entrada o comparte parte de tu comida con tu pequeño hambriento.

9. Mantén la comida corta y agradable

Tu niño pequeño podría estar bien todo el tiempo. Sin embargo, es posible que no sea así. Para estar seguro, siempre puedes pedir bebidas, platos principales y postres al mismo tiempo. O solicita la cuenta al ordenar, para minimizar la espera. De esa manera, puedes pagar e irte si tu niño pequeño se queda sin paciencia.

A medida que tu pequeño crezca, habrá comidas más tranquilas en el futuro. Salir a comer con los niños se vuelve más fácil a medida que pasa el tiempo. Mientras tanto, date unas palmaditas en la espalda y dale ‘cinco’ a tu niño pequeño. ¡Acabas de disfrutar de un tiempo de calidad comiendo fuera con tu niño pequeño!