Formando Lazos Afectivos con Tu Bebé: Antes y Después del Nacimiento

Formando Lazos Afectivos con Tu Bebé: Antes y Después del Nacimiento

Formas para fortalecer la conexión con tu bebé, incluso antes del nacimiento.

Fomenta un lazo afectivo de por vida que comienza antes de encontrarse cara a cara y continúa mucho después de la llegada de tu bebé.

Si acabas de enterarte de que estás embarazada o que tu bebé ya está pateando, es probable que sientas algún tipo de lazo emocional. Puedes hacer que esa conexión se fortalezca incluso antes de tenerlo en tus brazos. De hecho, los estudios sugieren que la vinculación con tu bebé en el útero puede ayudarte a tomar decisiones saludables e incluso facilitarte el papel de la paternidad. Una vez que tu bebé finalmente llega, la experiencia de vinculación es especialmente importante. No sólo se sentirá seguro, sino que también puede mejorar el desarrollo de su cerebro. Entonces, ¿qué puedes hacer para alimentar ese apego?

Vinculación Prenatal

  • Toma una clase prenatal. Tomar clases de educación prenatal es una forma de fomentar el vínculo prenatal y ayudarte a sentirte conectada con tu bebé. En un estudio, los investigadores encontraron que participar en cinco clases de una hora durante el primer y segundo trimestre tuvo una influencia positiva en los lazos afectivos entre mamás y bebés. Es probable que desees considerar una clase de educación sobre el parto, pero también hay clases disponibles sobre RCP (conocido en inglés como CPR) infantil, amamantamiento y más. Consulta con tu obstetra-ginecólogo o partera, así como con los recursos de la comunidad, para averiguar qué tipos de clases están disponibles.
  • Canta una canción de cuna. Si tienes una canción favorita con la que planeas mecer a tu bebé para que se duerma, es posible que desees comenzar a cantarla (o tocarla) mientras aún estás embarazada. Los investigadores encontraron que los bebés de mamás que cantaban “Estrellita Dónde Estás” varias veces a la semana mientras estaban embarazadas respondían a la música tanto al nacer como a los 4 meses de edad. Pasarás muchas noches cantando a tu pequeño para que se duerma, y comenzar mientras tu bebé aún está en el útero puede contribuir al proceso de vinculación prenatal ahora y después de su llegada.

Formando Lazos Después del Parto

  • Sostenlo como un canguro. Sostener a tu bebé cerca de ti y ofrecerle contacto piel con piel es una forma fácil e importante de crear lazos afectivos. Conocido como cuidado canguro, se ha demostrado que el contacto piel con piel minimiza el llanto, fomenta el sueño y ayuda a los bebés a respirar mejor. También es beneficioso para los papás, ya que les ayuda a sentirse más cerca y más confiados con su bebé. También puedes aumentar el vínculo afectivo con tu bebé, y hacer que tu bebé se sienta seguro y apegado, acurrucándolo, besándolo y meciéndolo durante el día.
  • Aprende sobre la marcha. La verdad es que la vinculación no siempre es algo que sucede la primera vez que abrazas a tu recién nacido; puede llevar tiempo desarrollar tu relación y aprender sus señales personales. A veces, debido a complicaciones laborales u otras circunstancias no planificadas, la vinculación puede llevar un tiempo. No te preocupes, esto es perfectamente normal. La vinculación puede ocurrir en cualquier momento y se desarrolla de manera diferente para cada pareja de mamá y bebé o papá y bebé. Algunas formas en que tú y tu pareja pueden facilitar su vínculo: Mira a tu bebé a los ojos, crea lazos afectivos durante el amamantamiento o al darle el biberón, hablándole con frecuencia y simplemente abrázandolo.