Sueño Durante el Embarazo: Obtén el Descanso que Necesitas
Sleep During Pregnancy Get the Rest You Need

Sueño Durante el Embarazo: Obtén el Descanso que Necesitas

Tranquila y no pienses más en los obstáculos para dormir durante el embarazo, desde calambres en las piernas hasta preocupaciones de la futura mamá.

Un sueño de calidad durante el embarazo es importante para apoyar el desarrollo de tu bebé. Pero ¿qué sucede cuando las ganas de ir al baño, los calambres en las piernas, las preocupaciones de la futura mamá y el simple hecho de estar cómoda te impiden dormir durante el embarazo? Trata estos consejos.

Para muchas mujeres, el primer trimestre es el mejor para dormir. Tu cuerpo está trabajando mucho para nutrir y proteger a tu bebé en su nuevo hogar. Además, tu corazón late más rápido y estás creando más sangre. Todo esto provoca fatiga durante esos primeros meses. Muchas mujeres encuentran que tienen sueño todo el tiempo, y las siestas de la tarde y el sueño nocturno durante el embarazo parecen ser fáciles. Sin embargo, a medida que entras al segundo y tercer trimestre, tu estómago se hace más grande, sientes calambres en las piernas y los deseos de ir al baño pueden causar noches inquietas. Estas estrategias para dormir mejor durante el embarazo pueden ayudarte a descansar lo que tú y tu bebé más necesitan.

Poniéndote Cómoda

  • Trata de dormir de lado. Esta posición te ayudará a aliviar las molestias causadas por el peso del bebé, especialmente en la espalda. Si es posible, trata de dormir sobre tu lado izquierdo; esto ayuda a mejorar la circulación y evitará que el útero haga presión sobre tu hígado, que está al lado derecho.
  • Acurrúcate con una almohada. Para ayudar a sostener tu abdomen, coloca una almohada debajo de tu estómago. Colocando otra almohada entre las rodillas también puede aliviar la tensión y la presión de la espalda.
  • Elimina la congestión. Los atomizadores y humidificadores nasales salinos pueden ayudar a combatir la congestión nasal, que afecta a muchas mujeres embarazadas, especialmente por la noche.

Cómo Prevenir Despertarse

  • Ponle fin a los calambres. Si los calambres en las piernas te mantienen despierta, estira las pantorrillas antes de acostarte, asegúrate de tomar suficiente agua durante el día y haz ejercicio con regularidad; todo esto puede ayudar a reducir los espasmos musculares en las piernas, conocidos en inglés como ‘charley horses’. Algunas investigaciones preliminares sugieren que el magnesio también puede ayudar, pero sigue con las fuentes de alimentos como los cereales integrales y los frijoles. No tomes un suplemento de magnesio sin la aprobación de tu médico.
  • Relaja tus piernas. El síndrome de piernas inquietas, la necesidad constante de mover las piernas, puede afectar a algunas mujeres durante su embarazo y se cree que es causado por niveles bajos de hierro y/o ácido fólico. Asegúrate de obtener suficiente hierro en tu dieta comiendo carne magra y pescado. Es mejor obtener ácido fólico de un suplemento prenatal (como Enfamil Enfamom®), que puede satisfacer todas tus necesidades de nutrientes.
  • Descansa tus preocupaciones. Si te despiertas con ansiedad, intenta asistir a clases sobre el parto, educación de cómo ser papás o incluso a una clase de yoga prenatal. Compartir con otras futuras mamás puede ayudar a disminuir tus preocupaciones y permitirte tener más el control.
  • Reduce las idas al baño. ¿Te molesta tener que ir al baño repetidamente durante la noche? Trata de tomar muchos líquidos temprano durante el día y luego reduce por la tarde.
  • Pon atención a los desencadenantes de la acidez estomacal. La acidez estomacal afecta a muchas mujeres embarazadas y puede ser particularmente molesta en las horas de la noche, impidiendo el sueño. Intenta comer comidas más pequeñas y evita las comidas fritas o picantes, los jugos cítricos y las bebidas carbonatadas. También puede ayudar levantar la cabeza para dormir (con una almohada o levantando ligeramente la cabecera de la cama).

Hábitos Saludables para Fomentar el Sueño

  • Adopta una rutina Si vas a tomar una siesta, hazlo más temprano en el día. Luego, vete a la cama y levántate a la misma hora todos los días. Al adoptar una rutina de sueño, tu cuerpo comenzará a adaptarse a este horario.
  • Haz ejercicio durante el día. El ejercicio es una excelente manera de mantener el aumento de peso por buen camino (el aumento de peso excesivo puede afectar la comodidad del sueño), reducir el estrés y mejorar la circulación (lo que ayuda con los calambres en las piernas). Para la mayoría de las mujeres, es mejor hacer el ejercicio más temprano en el día; puede tener un efecto energizante que no necesitas cerca de la hora de acostarte.

Si sigues sin poder dormir durante el embarazo, habla sobre tu problema con tu médico, porque dormir es importante para mantener la energía que tú y tu bebé necesitan durante estos meses.