Lactose Intolerance in Babies: Myth Versus Truth¿Qué es la intolerancia a la lactosa y la sensibilidad a la lactosa, y qué podría significar para tu bebé? Obtén los hechos que necesitas saber.

La verdadera intolerancia a la lactosa— problemas digestivos graves que ocurren después de ingerir leche o productos lácteos—es extremadamente rara en los bebés. Sin embargo, algunos bebés pueden tener una sensibilidad temporal a la lactosa. La lactosa es uno de los carbohidratos más importantes en la leche materna y la fórmula a base de leche y proporciona muchos beneficios a los bebés. Cuando el sistema digestivo de un bebé todavía está en desarrollo, su cuerpo puede que no produzca lo suficiente de la enzima lactasa, que es necesaria para quebrar la lactosa en dos azúcares simples: la glucosa y la galactosa. Dado que el cuerpo no produce suficiente lactasa, parte de la lactosa no se puede quebrar en el intestino delgado,  por lo que pasa al intestino grueso, donde las bacterias pueden fermentarlo, produciendo gas y ácido. En resumen, es posible que tu bebé no pueda digerir toda la lactosa.

¿Qué otros hechos debes saber sobre la lactosa y qué mitos debes ignorar?

La mayoría de los bebés tienen actividad normal de lactasa al nacer.

Verdad. Los recién nacidos tienden a tener cantidades normales de lactasa. Es cuando crecen que las cantidades de lactasa pueden disminuir. Así que incluso si tu bebé no tiene sensibilidad a la lactosa ahora, todavía es bueno saber qué buscar en caso de que se desarrolle más tarde en la vida.

Ciertos grupos étnicos son más propensos a la intolerancia a la lactosa.

Verdad. Los niños de ascendencia hispana, asiática, afroamericana y nativa americana son más propensos a sufrir de intolerancia a la lactosa, aunque generalmente cuando ya no son infantes.

Los bebés sensibles a la lactosa pueden experimentar molestias si consumen lactosa.

Verdad. El resultado final para tu pequeño podría ser calambres, gases, diarrea y dolor abdominal en cualquier lugar entre 30 minutos y dos horas después de consumir lactosa.

El grado de sensibilidad a la lactosa puede diferir de un bebé a otro.

Verdad. Algunos bebés pueden tener una sensibilidad leve, y puede ser sólo una cuestión de manejar la cantidad de lactosa ingerida. Si los bebés tienen problemas más graves o persistentes, podría señalar una causa subyacente como la alergia a la proteína de la leche de vaca.

Cambiando las fórmulas puede ayudar a los problemas de tu bebé.

Verdad. Si sospechas una sensibilidad a la lactosa, pregúntale a tu pediatra sobre cómo cambiar las fórmulas. Si tienes una preferencia por una fórmula libre de productos lácteos, Enfamil ProSobee es una buena opción – está basada en soya y proporciona la nutrición completa que tu bebé necesita.

Si tu bebé tiene una sensibilidad a la lactosa, será así durante toda la vida.

Mito. En los bebés y niños donde la sensibilidad a la lactosa puede ser una situación temporal que comienza después de tomar ciertos medicamentos o después de tener una infección gastrointestinal, y puede llegar a desaparecer.

Si tu bebé tiene niveles bajos de lactasa, se considera intolerante a la lactosa.

Mito. Aunque no es raro tener bajos niveles de lactasa (la enzima que se produce en el revestimiento del intestino delgado), con algunos bebés experimentando malestar digestivo, la verdadera intolerancia a la lactosa, si se produce que es de por vida por lo general no se desarrolla hasta más adelante en la vida.

Para Aprender Más

Para la investigación más reciente, lee “Sensibilidad a la Lactosa en Bebés: Lo que los Doctores Están Aprendiendo.”