¿Buscas una manera simple de calmar a tu bebé? Intenta envolverlo. Los bebés envueltos pueden sentirse más seguros, por lo que duermen más y a menudo lloran menos. Estar envuelto ayuda a evitar que los bebés se asusten cuando despiertan. También se sienten cómodos y seguros como si estuvieran de vuelta en el útero.

Cómo envolver a tu bebé:

  1. Extiende una cobijita y dobla una esquina.
  2. Coloca la cabecita de tu bebé sobre el pliegue.
  3. Envuelve un lado de la cobijita sobre el cuerpo de tu bebé, con los brazos adentro.
  4. Mete la cobijita.
  5. Ahora dobla la parte de debajo de la cobijita hacia arriba. Asegúrate de que las piernas de tu bebé puedan doblarse y que la cobijita no esté demasiado apretada.
  6. Finalmente, envuelve el otro lado de la cobijita sobre el otro lado de su cuerpo. Mete la cobijita de nuevo. ¡Ya terminaste!

Siempre acuesta a tu bebé boca arriba. Deja de envolverlo alrededor de dos meses, justo antes de que tu bebé pueda darse la vuelta. Mientras tanto, disfruta de la calma que puede traer al envolver a tu bebé.